Publicado en: http://www.jirotaniguchi.com/2016_02_01_archive.html
Fecha: 13 de febrero de 2016
Texto: José Antonio Gómez Hernández

La voz que no cesa: vida de Miguel Hernández, de Ramón Pereira y Ramón Boldú

La voz que no cesa: vida de Miguel Hernández

La voz que no cesa: vida de Miguel Hernández, de Ramón Pereira y Ramón Boldú, es una completa biografía gráfica del gran escritor oriolano, dibujada con maestría y diría que casi veneración.

Boldú se emplea a fondo para dar cabida en las páginas del cómic la vida y muchos fragmentos de la obra del escritor, al que presenta como un luchador por aprender a escribir y dar a conocer su poesía; una persona que siempre estuvo con el pueblo y las clases modestas a las que pertenecía, y una persona que fue fiel al gobierno republicano durante la guerra civil, esforzándose por animar a sus compañeros con sus poemas. Ello le costó la cárcel, la enfermedad y en suma la vida, privado de los mínimos cuidados que lo hubieran curado. Hasta llegar ahí, los autores nos cuentan con afecto y sinceridad la evolución del escritor, sus viajes a Madrid y su acercamiento a los grandes poetas de su tiempo, sus estrechas amistades, su relación con sus padres y luego con la que sería su mujer...
La historia se nos cuenta en primera persona, mientras Miguel dialoga en la cárcel con un gorrión posado en su ventana e intenta escribir cuentos para su hijo o construirle un carro de juguete y sobrellevar

Y entre las muchas estampas nos deja ésta, en la que vemos al autor visitando la biblioteca para leer a García Lorca o Gerardo Diego mientras pastoreaba las cabras. La bibliotecaria advierte maternalmente a Miguel de que no manche los libros, a lo que nuestro autor responde que la suciedad con la que los devuelve es la propia del campo, y por tanto natural y aceptable. Lo cual parece no terminar de convencer a la bibliotecaria...

 

Publicado en: http://saludytebeos.blogspot.com.es/2016/01/la-voz-que-no-cesa-verso-vineta-vineta.html?spref=fb
Fecha:  domingo, 17 de enero de 2016
Texto: Jesus Gisbert

La voz que no cesa. Verso a viñeta, viñeta a verso

En La vida es un tango y te piso bailando (2015) Ramón Boldú, mientras se autobiografía hablando de su padre y demás familia, se las arregla para intercalar unas páginas que cuentan ciertos hechos referidos a la estancia de Miguel Hernández en la cárcel, en el Reformatorio de Adultos de Alicante. Hacia el final de ese mismo tebeo, Boldú informa al lector de que en 2012 dejó de dibujar La vida es un tango para centrarse en exclusiva en un cómic sobre la vida del poeta oriolano. En la viñeta -y página- siguiente Boldú sigue: "Hola. Ya estamos en 2014"... 

El caso es que en 2013 apareció el tebeo La voz que no cesa, cuyo subtítulo es Vida de Miguel Hernández

En este cómic, Ramón Boldú dibuja un guion de Ramón Pereira que se adapta como un guante al estilo secuencial de aquél. Y viceversa, el arte secuencial de Boldú representa fielmente el guion de Pereira. De paso, Boldú confirma una vez más la seriedad y el rigor con que acomete sus tebeos, aunque teñidos de coña. Solo que, en este caso, la vida y las circunstancias -sobre todo la muerte- de Miguel Hernández no dejan lugar a la broma.

Pereira y Boldú (dos Ramones) sintetizan en 120 páginas lo esencial, por así decir, de una vida y una obra poética acaecidas durante "La Edad de Plata" de las letras y ciencias españolas. Un periodo fecundo, pero también convulso y finalmente trágico. Lo curioso es que de un modo bastante generalizado, la figura real de Miguel Hernández está como velada por su propia leyenda. La imagen del poeta cabrero que encuentra en las trincheras su voz es tan poderosa como inerte. Pero los autores de La voz que no cesa descongelan esa imagen animándola, es decir, dotándola de significado y vida.

Por este biomic desfilan un montón de figurantes, unos de primer orden cultural e histórico, otros de menor circunstancia. Pero todos secundarios (de reparto) respecto al foco de la atención, la vida y la obra de Miguel Hernández. Así nos enteramos de cómo fueron ciertamente las cosas en torno al poeta. De entre lo que leemos en este cómic, algunas noticias sonrojan. Otras nos indignan. Otras emocionan (la viñeta enorme en que Miguel se entera de la muerte de su amigo, p. e.).  Lo que más se manifiesta en todo caso es la bonhomía y el ánimo de un sujeto mal tratado que ennobleció la tragedia con su aliento y con su palabra poética.

En la composición de las páginas de La voz que no cesa se dan cita el dibujo y la voz, hasta el punto de obtenerse la representación de un lenguaje poético. Impresiona, de hecho, la conjunción o simbiosis entre poesía y cómic lograda. A este respecto, precisamente, escribe Ramón Boldú en un epílogo de la obra: 

"A lo largo de todo este tiempo trabajando con Ramón Pereira (...) me he dado cuenta de la similitud que existe entre los poetas y los realizadores de cómic. Cuando uno realiza cómics en España, sabe lo que puede llegar a sufrir un artista; y he descubierto que Miguel fue un artista que sufrió como nadie y, a pesar de ello, nunca perdió el ánimo."

Cómic y poesía coinciden aquí, sí. Pero no solo en este tebeo. El cómic y la poesía, como señala Boldú (aunque él, más prudente, dice "los poetas y los realizadores de cómic"), tienen mucho en común. Son dos manifestaciones productivas que proceden, las dos, de aquellas dos virtudes clásicas que los griegos denominaron respectivamente 'poiesis' y 'techne'. Tiene el arte del cómic su poiesis y su techne. Y la poesía también.

Ambas actividades, cómic y poesía, producen resultados novedosos, obras que antes no existían. Y por eso se dice que tales obras son creaciones. El poeta crea versos y poemas. Y el historietista viñetas y guiones. Con mejor o peor fortuna, uno y otro crean o intentan crear. Producciones que previamente a la actividad que las constituye no eran patentes. (Eso viene a ser el crear: pasar una obra de no ser a ser.)

Y cualquiera que acometa estas empresas -dibujar un cómic, escribir un poemario- sabrá de los sinsabores y dichas que acompañan al lote hasta el momento de ver publicada la obra. No solo en España, por cierto. Depende de hacia dónde miremos.

A continuación añade Boldú a manera de conclusión vitalista de esa simbiosis:

"Ahora, una vez acabado nuestro cómic, he tomado la decisión de ser como él: juro por lo más sagrado que nunca voy a perder el ánimo."

Verso a verso, viñeta a viñeta, digo yo. O verso a viñeta, viñeta a verso. 

 

08/09/2014

Vida de Miguel Hernández

La voz que no cesa es el título escogido por los autores Ramón Pereira y Ramón Boldú para servir al público un tebeo de pequeño formato (23x17 cm) en el que se narra la vida del poeta Miguel Hernández, una de las figuras más descollantes de nuestra poesía, que murió joven, con 32 años, y en desesperadas condiciones.

Esta biografía en cómic de Miguel Hernández parte del amor limpio de un poeta (el guionista) por otro y se resuelve con un modelo representativo nada preciosista (el del dibujante), que acierta sin embargo con su narrativa debido a que es un autor acostumbrado a la biografía en viñetas. Boldú ha contado partes de su vida en varios tebeos y sabe bien dónde debe precisar en el encaje y dónde se puede dejar llevar por el dibujo que apenas evolucionó desde el boceto o quedó sin depurar. Pereira es un licenciado en filosofía que ejerce como profesor pero tiene algún poemario. Enamorado de la historieta, con él arrancó el proyecto, que en un principio consistía en un grupo de historias sueltas sobre momentos concretos de la vida del vate de Orihuela que iban a dibujar autores distintos. Finalmente, el buen olfato del editor (EDT) orientó a Pereira para que solamente un dibujante llevase la voz del tebeo, y ése sería Boldú, autor capaz de darle al conjunto un tono homogéneo, trágico en general, aunque el dibujante ha inoculado algunas gotas de su acostumbrada ironía.

Hernández fue un poeta inmenso, y a los amantes de la poesía, de la historia o de la literatura española les gustará este libro. Aparte, Pereira ha sabido captar la esencia del “personaje” (del ser humano que escribía poesía) con mucho acierto, porque se centra en su natural inocencia, en su inflamado corazón y en sus esperanzas vanas, que fueron las tres razones que guiaron su existencia. La del amor, la de la vida, la de la muerte. En efecto, los autores se apoyan en estos tres ejes, que también recuerda Joan Manuel Serrat en su escueto prólogo, y aunque se destacan los momentos de entusiasmo del joven Hernández, que los tuvo, no dejan de mostrar la fatalidad que sobre él flotó siempre. Atinan, guionista y dibujante, al arrancar en los primeros capítulos con una calavera disimulada en algún elemento de la viñeta, como un preludio de una vida marcada por la muerte, y hay secuencias, capítulos y momentos muy logrados en este relato de vida. Pero lo más importante de este tebeo es el retrato de un espíritu puro dotado de un impresionante talento natural que los autores rememoran usando el contraste: los fragmentos líricos escogidos por Pereira, epítome de la creación artística, que emanan de un cabrero apasionado pero agreste y así dibujado por Boldú.

Produce cierta melancolía comprobar cómo en este libro se muestra al Hernández incapaz de escapar de sus raíces. En una anécdota que en este tebeo no se recoge, conocida a través de la biografía escrita por Neruda Confieso que he vivido, el poeta chileno recordaba a Hernández como un ser todo inocencia y naturaleza, capaz de encaramarse a lo más alto de un árbol para imitar el bello gorjeo del ruiseñor o encandilarle con su relato sobre el rumor que produce la leche al fluir hacia la ubre de una cabra que duerme. Era un ser encantado de estar vivo, en comunión con la tierra pero emborrachado por la magia de las palabras. Esa comunión entre lo terrenal y lo ideal en el poeta de Orihuela es el valor que nos transmite este tebeo de EDT. Hubo deseos, hubo ideologías en él, y a su alrededor hubo guerra y hubo miedo, pero Hernández siempre fue reo de poesía. Por eso hay tramos del tebeo en que hubiera sido deseable más poesía y menos biografía. Por ejemplo, cuando los autores muestran el angustiado desconcierto y la rabia del poeta tras conocer la muerte del amigo al que dedica la muy popular “Elegía”. Más páginas para ese momento, menos oscuridad en ese pasaje, hubieran sido deseables.

Hay que advertir, claro, que este tebeo no es “uno más sobre la Guerra Civil”. Y tampoco es un poemario simplemente. Es una biografía en toda regla que retrata el panorama rural de la España del sur, herido de hambre y miseria en los años treinta del siglo XX. No se extienden los autores en los combates de la guerra y tampoco exploran demasiado los encuentros del poeta con otros artistas relevantes, como Rosales, De Cossío, el citado Neruda, la intensa Maruja Mallo, el falangista Sánchez Mazas (que rogó a Franco por su vida) o Rafael Alberti (a quien Hernández reprochó su falta de equidad, y eso le acarrearía funestas consecuencias). Pereira y Boldú miran al poeta, sencillamente, y al ahondar en él aciertan al encontrar apoyos para evidenciar el contraste entre la cultura elitista y la de extracción popular. Todos sabemos que aún persiste ese prejuicio insano, el del intelectual que mira ensoberbecido al hombre aparentemente corriente. Hernández demostró con su poesía que el talento siempre está por encima de los prejuicios.

Un libro denso, cargado de claves y que representa también el trance de una empresa, la editorial EDT, cuya oferta también basculaba entre los productos populares y los de gusto exclusivo de paladares exquisitos. Este tebeo fue uno de sus últimos lanzamientos.

Manuel Barrero
http://www.tebeosfera.com/obras/documentos/biografias_en___con_secuencia.html

 

25/07/2014

La voz que no cesa. Vida de Miguel Hernández, de Ramón Pereira y Ramón Boldú, con prólogo de Joan Manuel Serrat. Esta novela gráfica recorre la biografía del poeta desde su infancia en su Orihuela natal hasta su dramático final, pasando por sus encuentros con Pablo Neruda o Vicente Aleixandre o sus estancias en la cárcel. La voz que no cesa parte de un diálogo imaginario entre Miguel Hernández y un pájaro, inspirándose en un cuento inconcluso titulado El gorrión y el prisionero.
Gracias a esta historieta se comprende mejor la atroz realidad de ser español.

Daniel Heredia
http://danielheredia.com/diez-comics-con-reminiscencias-literarias-las-posibilidades-de-un-genero-que-se-abre-a-todo-tipo-de-creacion-artistica/

 

21 de julio de 2014

"Miguel Hernández es un alma pura. Si Glénat me hubiera propuesto otro autor no hubiese aceptado (salvo quizá Dostoyevski)." Ramón Boldú.

Bajo el título de "La voz que no cesa" nos encontramos con uno de los cómic sobre escritores que más apelan a la emoción y la memoria. Un cómic, prologado por Serrat, dibujado por Ramón Boldú y guionizado por Ramón Pereira, y una vida que le dejan al lector con un nudo en la garganta y la satisfacción de una estupenda lectura.

Ramón Pereira y Ramón Boldú han elaborado un cómic sobre Miguel Hernández que se une a la larga nómina de novelas gráficas de componente biográfico que se han publicado recientemente y donde el protagonista es un escritor. Ejemplos de ello son Kongo (con Joseph Conrad de protagonista), Salgari (sobre el autor italiano, otro perdedor cuya vida acabó de mala manera), la biografía en cómic de Virginia Woolf, Thoreau, la vida sublime, la vida en cómic del físico y autor de diversos libros Richard P. Feynman, la de la escritora feminista Olympe de Gauges o esa pequeña joya que es el Nietzsche, de Onfray y Le Roy.

El guionista de cómic Ramón Pereira, que es también poeta, elaboró los diálogos de este cómic en colaboración con el dibujante Ramón Boldú.

A uno le congratula que aún queden editores y autores en este país que se interesan por los poetas, en este caso un hombre que nació para serlo, un hombre de pueblo (Orihuela) que nació para ser libre y que murió enjaulado en una de las cárceles de la intolerancia y la crueldad que se abrieron durante aquella Guerra, llamada Civil, que no fue sino una guerra protagonizada por inocentes, sus víctimas.

Autor de las Nanas de la Cebolla, que cantó Serrat, de El rayo que no cesa, uno de los poemarios más brillantes de nuestro siglo XX, Hernández fue un poeta marcado por su sencillez, por la pobreza, por la inocencia, por una radical postura libertaria que le dejó muchos enemigos y pocos defensores (Alberti, por ejemplo, del que en el libro se indica que pudo haber hecho algo por él  y no lo hizo).

El dibujo, caracterizado por el uso de un trazo expresivo y los contrastes de grises, y el curso de la narración nos llevan la narración con un punto de vista muy especial en el que parecemos asistir a su intimidad, incluso a la de sus momentos más creativos. Un cómic ciertamente logrado en el que se nota el impulso de los autores ante un proyecto y un personaje sobre el que sin duda han dejado parte de su corazón. Un homenaje contenido y preciso donde encontramos pequeñas historias y peripecias del poeta que no conocíamos y tras cuya lectura queda la emoción por el poeta, así como la impotencia y la pena por su final. Quedan no obstante libros como éste y también todas sus poesías, para recordarle y releerle y es que Miguel Hernández, aunque murió, sigue viviendo.

José Antonio Redondo
Texto publicado en: http://www.elcorteingles.es/libros/revista/miguel-hernandez-la-vida-del-poeta-en-comic

 

15 de Mayo de 2014
Exposición de originales del libro "La voz que no cesa" en el 32º Saló del Cómic de Barcelona.

Exposición de originales del libro "La voz que no cesa" en el 32º Saló del Cómic de Barcelona

 

28 de marzo de 2014

La voz que no cesa - Miguel Hernández - Ramón Pereira & Ramón Boldú

Un héroe llamado Miguel Hernández

Ramón Pereira y Ramón Boldú presentan hoy en Unicómic el tebeo sobre la vida del poeta oriolano. La obra, con prólogo de Serrat, narra los aspectos más destacados del autor.

Su poder estaba en los versos y su planeta era el de la guerra y la posguerra. Por eso, para Ramón Pereira y Ramón Boldú Miguel Hernández fue un héroe. Por eso y porque, aseguran, prefirió ser fiel a sus principios en vez de renunciar a ellos para salvar la vida. El caso es que, como tal, han llevado la vida del oriolano al cómic, reflejando viñeta a viñeta algunos de los episodios más destacados de su corta biografía.

La voz que no cesa es el resultado de ese trabajo conjunto en el que los catalanes Pereira, guionista y Boldú, dibujante, han contado a trazos la vida del escritor pero también han descubierto muchas cosas que para ellos eran desconocidas. Algo, afirman, muy positivo, puesto que será una forma de divulgar la figura del poeta en un tipo de público que no se acercaría a él a través de un libro. Este cómic, que cuenta con prólogo de Joan Manuel Serrat, lo presentan sus autores hoy, a las 19,45 horas, en la Sede Ciudad de la UA, dentro de las jornadas Unicómic.

Josefina Manresa, Rafael Alberti, Vicente Aleixandre, García Lorca, Ramón Sijé o Maruja Mallo desfilan por este libro gráfico, editado por EDT, cuyo guión y dibujos comenzaron a gestarse en 2011. “En 2009 me llamó un amigo para escribir un guión con motivo del centenario de Miguel Hernández; en principio iban a ser una decena de dibujantes los que participasen paro al final la editora prefirió que fuera uno solo y elegimos a Ramón Boldú, un veterano del cómic”, asegura Pereira, también poeta, que conoció la figura del oriolano “a los 10 años porque mi madre tenía una antología de Miguel Hernández”.

El paso siguiente fue hablar con la familia, ponerse de acuerdo en el tema de derechos de autor y empezar a empaparse de la vida y obra de Miguel. “La biografía de José Luis Ferris es la que me ha servido de base”, aunque también consultó libros de María Gracia Ifach, Agustín Sánchez Vidal, José María Balcells y José Rovira Collado. Con todos esos datos, el guionista seleccionó los pasajes más significativos y luego los diálogos “los hice de forma conjunta con Boldú”. Por eso, hay buena parte de ficción. “No sabemos cómo hablaba Miguel o Lorca”.

Es una biografía lineal, afirma el autor, “es imposible meter todo, así que seleccionamos lo más importante a nivel poético, sus grandes amigos, su relación con Josefina Manresa y Maruja Mallo…”. Lo que más sorprendió a Pereira es algo que hace “único” al poeta y que le da “tipología de héroe”. “Tuvo oportunidad de salvarse si renegaba de sus principios o si se exiliaba pero prefirió luchar por sus ideales y por la República, y pocas personas han hecho eso”.

La consideración de héroe la comparte Ramón Boldú. “Lo veo como un héroe porque mientras otros se iban de España o se agachaban para subir peldaños, él, que era muy superior a muchos de su época, se quedó aquí y luchó por lo que creía con la poesía como arma y demostró que con el pensamiento se puede luchar y que el arte puede salvar el mundo”.

El dibujante, que trabaja con la editorial Astiberri, trazó la vida del poeta después de destacar en el mundo del cómic por dibujar la suya propia. “Los dibujos de mi vida son más desmadrados pero con la vida de Miguel, como le admiraba mucho, he creado una afinidad a través del trazo”. De hecho, El rayo que no cesa que compró a mitad de los 70 se encuentra en su estantería más destacada junto con sus cómics. “He descubierto que el cómic es el único medio capaz de explicar la vida de un poeta porque puede reflejar qué piensa cuando crea sus poesías; en cine, en teatro o a través de la literatura es difícil”.

El trabajo de documentación también ha sido exigente. “Al trasladarme a otra época me he tenido que documentar sobre la vestimenta, el look, por eso hemos utilizado tonos grises; también ha sido difícil reflejar el momento en el que creaba sus poesías, es lo que más me ha costado pero con lo que más he disfrutado”.

Los autores pusieron el punto y final al libro en abril de 2013, pero no se editó hasta diciembre y fue en enero cuando se inició la distribución. Serrat firma el prólogo: “Todos los medios son buenos para acercarnos a la vida y obra de alguien como Miguel Hernández. Poeta fundamental en la lírica española y un hombre, como diría Machado, en el mejor sentido de la palabra, bueno”.

Cristina Martínez
Diario INFORMACIÓN
Alicante. 28 de marzo, 2014

 

16 de febrero de 2014
En directo, el domingo 16 de febrero, en Radio Euskadi; programa "Más que palabras":

http://www.eitb.com/es/audios/detalle/2000130/la-voz-no-cesa--comic--radio-euskadi

 

11 de febrero de 2014
La poesía se hace cómic
La tragedia humana y literaria de Miguel Hernández se convierte en un cómic, "La voz que no cesa", gracias a Ramón Pereira y Ramón Boldú

La voz que no cesa de Ramón Boldú y Ramón Pereira

Los dos autores, en declaraciones a este diario, explicaron el origen de un proyecto que se remonta a 2009. «Siempre me ha interesado Hernández, tanto su temprana muerte como su poesía. Hay autores del 27 a los que les falta alma, algo que no le pasa a él, un verdadero artesano de la palabra», dijo Pereira.
Por su parte, Boldú inició su aproximación al poeta «hace muchos años, cuando sus libros estaban prohibidos y encontré por casualidad uno en el mercado de Sant Antoni, un ejemplar de "El rayo que no cesa". Fueron unos poemas que me llegaron mucho».
En un primer momento el libro debía estar dibujado por varios artistas, pero finalmente se optó por motivos editoriales por uno solo, Ramón Boldú.
«La voz que no cesa» parte de un diálogo imaginario entre Miguel Hernández y un gorrión, inspirándose en un cuento inconcluso del poeta titulado «El gorrión y el prisionero».
«Lo primero que hay que hacer es perderle el respeto a Miguel. Hay que verlo como un amigo y así podrá salir el personaje real. Si lo miras desde el pedestal, puedes convertir todo esto en un pastel. Así es como me lo propuse», rememeró Boldú.

Victor fernández
Diario La Razón, 11 febrero 2014

http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/5458822/local+cataluna/la-poesia-se-hace-comic#.Uvnotb9EhjB

 

5 de Febrero 2014
Emisora: Radiofix
Programa: Cómics a Lletres Mil
Crónica: Francisco Visa

http://www.radioflix.cat/comics-a-lletres-mil-la-voz-que-no-cesa-vida-de-miguel-hernandez/

 

5 de febrero 2014
BRILLANTE PRESENTACIÓN DE "LA VOZ QUE NO CESA" EN LA LIBRERÍA CONTINUARÀ, CON FÉLIX SABATÉ Y LOS RAMONES...

http://navarrobadia.blogspot.com.es

La voz que no cesa, de Ramón Boldú y Ramón Pereira

La voz que no cesa de Ramón Pereira y Ramón Boldú

 

27 de enero de 2014
Publicado en: Telenoticias BTV, medio día (sección cultura):
http://www.btv.cat/btvnoticies/2014/01/27/miguel-hernandez-la-voz-que-no-cesa/
Entrevista realizada a Ramón Pereira y Ramón Boldú para hablar de su libro. "La voz que no cesa, vida de Miguel Hernández"

 

 

25 de enero de 2014
ME LLAMO TEBEO AUNQUE MIGUEL ME LLAME

Confieso que el genero biográfico siempre me ha gustado mucho. En la época donde visitaba más la biblioteca de mi barrio y mi ritmo de lectura era mayor, no faltaba, cada cierto tiempo, alguna obra de dicha sección. Introducirse en la vida de alguien a quien admiras o te interesa por cualquier razón con el objetivo de conocer mejor los mecanismos y circunstancias que le transformaron en la persona que se esconde bajo sus obras o acciones es algo que siempre me ha tentado mucho. Por tanto, gracias a esta filia mía, la figura tratada en este trabajo y el nombre de Ramón Boldú, cuyo Bohemio pero abstemio disfruté como un enano, me condujeron a la adquisición del tebeo del que hablamos hoy.

Lamentablemente, no soy una persona muy aficionada a la poesía pero, curiosamente, mi escaso acercamiento a la obra de Miguel Hernandez, al cual descubrí por casualidad, leyendo un poema que había escrito una chica en sus apuntes, siempre me ha aportado grandes momentos. Sus poemas siempre me han parecido de una belleza muy profunda y su sinceridad cristalina. Teniendo en cuenta lo que le tocó vivir y la juventud con la que murió por ser fiel a sus principios, cosa que ahora puede parecer extraña en estos tiempos tan cínicos en los que vivimos, se me antojaba como una vida lo suficientemente interesante como para acercarme a ella. Y vaya si no me he arrepentido.

La voz que no cesa es la colaboración de dos Ramones. Pereira, un poeta fan del noveno arte, y Boldú, un consumado artista de este. Nacido en un principio como un proyecto con varios artistas dibujando distintos capítulos de la vida del poeta, la editorial EDT decidió darle todo el peso de la obra a Boldú tras entregar este el encargo inicial de pocas paginas y no pudo ser mejor acierto.
Siempre me ha gustado mucho el estilo desgarbado y costumbrista de este autor y aquí va como anillo al dedo. Esta es una historia de gente humilde y luchadora que se refleja muy bien gracias a él. Aunque su estética pueda llevar a engaños, los personajes principales están muy bien definidos y exudan una gran humanidad y sencillez. Desde los campos de Orihuela al sofisticado circulo poético del Madrid de pre-guerra, el dibujante se esfuerza en recrear esos mundos aportándoles su propia identidad y metiéndote dentro de ellos. También me gusta mucho sus aguadas con la que crea profundidad y volúmenes en sus viñetas y como juega con los textos cuando reproducen poemas de Hernández, representando ese espíritu volátil y onírico que tiene la poesía. Por último, las pinceladas de humor que salpica a lo largo de la historia colabora en que el tebeo no sea solamente un listado mecánico de los eventos que conformaron la biografía del poeta.

En cuanto a la historia, a mi me parece muy difícil sintetizar la vida de alguien en un libro. Aquí la estructuran en varios capítulos centrándose en distintas etapas del poeta. Su infancia y juventud donde, a pesar de sus humildes orígenes, descubrió su amor por la literatura. Su iniciación como autor de poesía. Su viaje a Madrid para asentar una reputación como poeta a tomar en cuenta y como conoció a la mujer de su vida, Josefina, que tantos poemas le inspiró. El periodo de la guerra civil donde se consolidó su relación con Josefina y donde tomó el bando de los republicanos y, finalmente, un quinto capitulo, que cuenta su encarcelamiento por parte de los fascistas tras ganar la guerra y sus últimos años definidos por su trabajo poético en la cárcel y la enfermedad por la que murió. Los autores del tebeo han querido, o esa es mi impresión, centrarse en el espíritu luchador del escritor y la férrea creencia en la poesía como medio para cambiar el mundo a mejor y su valentía para mantenerse en sus ideales, tanto artísticos como políticos, aunque, en el segundo caso, arriesgara su vida y su libertad. Una vida de lucha incesante donde Hernández se comprometió con lo que creyó ya le valiera el desprecio de su padre o impedir la salida de la cárcel.

La voz que no cesa es una obra llena de vitalidad como la vida del que se habla. Un trabajo inspirado que ofrece grandes momentos de lectura y recupera un personaje de la historia de España nunca lo suficientemente reivindicado por los motivos que se pueden ver en este trabajo.

DISIPATED KID
http://disipatedworld.blogspot.com.es/2014/01/me-llamo-tebeo-aunque-miguel-me-llame.html

 

24 de enero de 2014
Ramón Perira y Ramón Boldú en un descanso entre toma y toma, durante la realización de un video de BTV, para emitir en el telenoticias del medio día.

Ramón Pereira y Ramón Boldú - La voz que no cesa

 

21 de Enero de 2014
Entrevista del dia 21 de Enero, en RTVE, en el programa Todos somos sospechosos; en la que Ramón Pereira y yo hablamos sobre "La voz que no cesa":
http://www.rtve.es/alacarta/audios/todos-somos-sospechosos/
(El programa dura una hora, lo nuestro comienza a partir del minuto 30:48, hasta el final)


13 de enero de 2014
La vida de Miguel Hernández en forma de historieta

Miguel Hernández ha sido y será uno de esos poetas españoles que justifican la existencia de nuestro idioma y le dan su condición de universalidad. Su poesía nos ha enseñado y deleitado durante casi cien años, y su figura vuelve ahora a nosotros en forma de cómic.
Ramón Pereira y Ramón Boldú se han unido para crear ‘La voz que no cesa’, una nueva biografía del poeta que nos cuenta su vida a través de la ilustración y el sentido literario de esta disciplina artística tan de moda en la actualidad. Todo esto aderezado con el prólogo escrito por el reconocido cantautor Joan Manuel Serrat.
Cuando poesía y cómic se juntan pueden surgir cosas estupendas, fascinantes y llenas de vitalidad. Y éste es el caso del libro editado por Editores de Tebeos, una nueva obra que apuesta por acercarnos el mundo de un clásico literario como Miguel Hernández de una forma tan actual y necesaria como es la historieta. La apuesta parece segura.

Texto publicado en:
http://www.vilafer.es/la-vida-de-miguel-hernandez-en-forma-de-historieta/#.Ut_X_7-r1jA

 

10 de enero de 2014

Ya está aquí un nuevo hito: la biografía del enorme poeta Miguel Hernández perpetrada por Ramón Boldú y Ramón Pereira, otros enormes. No es menor que se hable de Miguel Hernández con viñetas. Mucho menos que se haga con él una biografía, por eso nos parece más que recomendable subrayar la existencia de este trabajo.

Texto publicado por librería CONTINUARA COMICS
http://continuaracomics.blogspot.com.es/2014/01/viernes.html