Publicado en: https://papelenblanco.com/perdidos-por-el-más-allá-vuelve-ramón-boldú-en-plena-forma-daec27c4ee22
Fecha: 7 de abril de 2020
Texto: Josep Oliver (Papel en blanco)

"Perdidos por el más allá": vuelve Ramón Boldú en plena forma

s

Primera parte de su nueva tetralogía biográfica

Ramón Boldú es una especie de Harvey Pekar español. En los años 90 ya se revela como uno de los pioneros patrios del cómic autobiográfico.
En Perdidos por el más allá, Boldú sigue erre que erre e inicia una tetralogía biográfica que empieza por este título: El nacimiento de la superheroína. En este caso, nos trasladamos a 2003, donde el autor nos hablará de la nueva relación que está empezando después de dos divorcios. Vive con sus padres y dos perros, y está pintando una escena de El Bosco en el sótano de lo que será un club de intercambio para parejas en Barcelona. La directora del club va a ser Ana Flash, amante del propietario, una joven a la que le han metido en la cabeza que está poseída por Eva Perón y que tiene poderes; todo gracias a los experimentos a los que está siendo sometida por un investigador de la NASA, colaborador de Jiménez del Oso y amigo del dibujante.

Boldú vuelve en plena forma para hacer de su vida arte, y eso son pocos los que lo pueden decir. Tener la habilidad de conseguir enganchar al lector y guiarlo por la maraña de viñetas atestadas de detalles y de textos inacabables y no sólo no cansarlo, sino dejarlo con ganas de más es mérito de unos pocos, y uno de ellos es Boldú. Porque el autor catalán sabe que la vida no es un tragedia, sino un fandango en el que perdemos el pie constantemente. Las anécdotas que el autor nos cuenta se hacen divertidísimas aunque sean triviales, y revelan la verdadera esencia del ser humano: contradictorio, terco, superviviente. Boldú despliega un coro de personajes a cual más curioso, y sus historias se quedan en el limbo entre la realidad y la ficción. Él dice que todo es verdad, pero sabemos que todo artista es un farsante. Un apunte personal: me sorprendí a mí mismo echando una risotada en medio de la noche leyendo el tomo, cuando Boldú cuenta el final de la historia de Ana Flash y su ligue del bar. Si os gusta el cómic autobiográfico, éste es para vosotros.

 

Publicado en: https://www.esquire.com/es/actualidad/libros/a31119925/mejores-libros-novelas-2020/
Fecha: 7 de marzo de 2020
Texto: Rosa Martí (en Esquire)

Perdidos por el más allá de Ramón Boldú

Boldú es siempre ha sido y será el cronista de la contracultura. Huy, eso suena muy serio, pero es que en el caso de Boldú, siempre es a golpe de carcajada. Nadie domina las escrituras del yo como él, cada una de sus obras es un retazo de su vida, siempre en clave de humor. De ese humor sano, es un tipo que sabe reírse ante las situaciones más deprimentes, reírse ante la adversidad y reírse de sí mismo. Sus aventuras son cotidianas y sin embargo enrevesadas, caóticas, hilarantes, frescas. Parte de su encanto reside en ser capaz de transformar lo sórdido en algo jovial. Ser cincuentón y vivir en casa de tus padres, malvivir dibujando y pintando murales podría ser muy deprimente, pero Boldú lo transforma todo en un álbum en el que tienen cabida personajes entrañables y perturbadores, como su amiga Ana Flash, lianta y víctima, que se cree poseída por Eva Perón. Ana es la heroína por excelencia en este extraño mundo en el que siempre se está enfrentando a amantes miserables, exnovios peligrosos, compañeras de piso poco habituales, ¡incluso a un investigador que experimenta para la NASA! De obligada lectura, entretiene, desengrasa y te deja en el cuerpo una grata sensación.

 

Publicado en: https://www.mondosonoro.com/criticas/comics/ramon-boldu-perdidos-mas-alla/
Fecha: 24 de febrero de 2020
Texto: Alex Serrano (en MondoSonoro)

Perdidos por el más allá 1. El nacimiento de la superheroína

Asoma una nueva entrega de las andanzas autobiográficas de Ramón Boldú, superviviente de casi todo en el cómic español y convertido casi en un género en sí mismo. Si hay (y las hay) cosas que mejorar en el siempre tambaleante mercado español del cómic a casi todos los niveles, también hay que reconocerle que haya permitido que el dibujante catalán siga publicando un material tan personal y auténtico.
El Ramón Boldú personaje que protagoniza este “Perdidos por el más allá” es un vividor en apuros que se las apaña como puede para salir indemne de los múltiples embrollos que ocasiona su disparatado círculo de amistades, llegar a fin de mes y saciar sus pulsiones hedonistas en la medida de lo posible. El Ramón Boldú dibujante muestra poca o ninguna compasión con su sosias de papel y no oculta el entrañable patetismo del puñado de maduritos que pueblan las páginas de este cómic, anclados en una suerte de marginalidad underground que no está muy claro si han elegido o si, sencillamente, es que no tienen otra cosa. Las situaciones en las que se ven envueltos son un constante desparrame que hace bueno aquel tópico de que la realidad supera la ficción, y el autor sabe sacarle todo el partido posible a tan tremendo filón.
Con los años, el veterano dibujante ha sabido evolucionar una identidad gráfica ajena a modas y totalmente identificable que tiene como gran virtud una manera muy interesante de entender el ritmo y ese punto urbano tan marca de la casa. Boldú sigue entendiendo la historieta desde una socarrona frescura, como si no pasase el tiempo para él, y esa es una excelente noticia.

 

Perdidos por el más allá - Ramón Boldú.

 

Publicado en: https://play.cadenaser.com/audio/ser_cat_especiesprotegides_20200206_152000_160000/
Fecha: 06 de febrero de 2020
Entrevista: Òscar Moré/Xavier Gassió (en catalán)

 

Publicada en: https://saludytebeos.blogspot.com/2020/02/boldu-cabalga-de-nuevo-perdidos-por-el.html
Fecha: 02 de febrero de 2020
Texto: Jesús Gisbert

Boldú cabalga de nuevo. Perdidos por el más allá 1

(extracto)

Ramón Boldú nunca defrauda. Y en realidad, nunca ha dejado de cabalgar. Ahora nos propone un nuevo título: Perdidos por el más allá, anunciado por él mismo como una tetralogía, de la que acaba de publicar el volumen 1: El nacimiento de la superheroína. Humor y maestría narrativa y visual a raudales, como siempre sucede en los cómics del autor lleidatà (o leridano). De momento, dado que aún le queda recorrido a esta historieta fantástica, me limitaré en esta entrada a destacar del primer volumen un par de cosillas interesantes, de entre las muchas que hay.

Perdidos por el más allá - Ramón Boldú.

1) El homenaje que Boldú rinde a ciertos dibujantes, con los que evidentemente empatiza, a lo largo de la primera parte del capítulo 6 de El nacimiento de la superheroína. Ahí están representados como fondos de viñeta caricaturistas como Ivà, Coll, Gotlib, Copi, Pazienza, Muntañola, Wolinski, Blanco, Margerin, Prohías, Kamagurka & Seele... Es toda una celebración del hermanamiento entre el humor gráfico y la historieta, una compenetración compartida por Boldú y sus homenajeados.

2) La reflexión que, así como de pasada, introduce Boldú en una viñeta en la que, a propósito del pintor Edvard Munch, contrapone lo "anticuado y viejo" con lo "moderno y frívolo". Y lo hace precisamente a partir de que tanto el pintor noruego como nuestro historietista cultivan la autoexpresión. Solo que en los cuadros del primero se vislumbra el mundo interior de Munch, mientras que en las historietas autobiográficas del segundo lo que se evidencia es la vida exterior de Boldú. Frente a la introspección o mirada interior de uno, la extroversión y mirada exterior del otro. Además, se presenta el dilema como siendo una muestra de lo anticuado frente a lo moderno, equiparable también por Boldú a la oposición entre lo viejo y lo frívolo. Esta última confrontación, por cierto ―entre lo viejo y lo frívolo―, da cuenta de la ironía, socarrona en ocasiones, del historietista.

Pero los tebeos de Boldú no son historieta behaviorista o conductista en sentido estricto. El género autobiográfico implica el uso más o menos extendido de la primera persona, presente aquí en los cartuchos o cartelas que tiran de la narración. De igual modo, Boldú hace un uso ocasional (y muy acertado) de los globos de pensamiento, generalmente como expresión humorística. Ambos usos evidencian de nuevo la ironía en ocasiones socarrona de Boldú, en perfecta sintonía con los dibujantes e historietistas que él mismo representa en El nacimiento de la superheroína.

 

Publicado en: https://www.zonanegativa.com/perdidos-por-el-mas-alla-1/
Fecha: 24 de enero de 2020
Texto: Diego García Rouco

Perdidos por el más allá - Ramón Boldú.

Perdidos por el más allá 1

(extracto)

¿Estaré muerto? Si alguna vez cuento todo esto, lo contaré también al revés, o sea, del final al principio.

¿Qué estabais haciendo en 2003? Si sois como yo, que apenas soy capaz de recordar lo que hice hace un mes, no os acordareis, pero no sucede lo mismo con Ramón Boldú que nos transporta a ese año en el primer álbum de Perdidos por el más allá. La primera parte de una tetralogía que es su obra más ambiciosa. Boldú nos lleva contando su vida en sus cómics desde principios de los años noventa y gracias su trabajo hemos sido testigos de la realidad cotidiana de los españolitos de a pie. En sus obras hemos visto el tardofranquismo, la transición y las interioridades de la industria del cómic y del porno de los último cuarenta años.

Sin duda es el gran referente y pionero del cómic autobiográfico en nuestro país.
En 2003 vemos como la vida de Ramón Boldú va a dar un nuevo giro ya que está comenzando la que será su tercera relación seria tras sus dos primeros divorcios (que ya nos contó en Memorias de un hombre de segunda mano y El arte de criar malvas respectivamente). Además, está inmerso en la creación de un club de intercambio para el que está decorando las paredes con su particular interpretación de El Jardín de las delicias de El Bosco. La gerente del club va a ser Ana Flash, una amiga suya que se cree poseída por Eva Perón.

El primer tomo de Perdidos por el más allá lleva el subtítulo de El nacimiento de la superheroína que hace referencia a Ana Flash la protagonista femenina de la obra. Al principio del tomo Boldú nos indica que, aunque estemos ante el primer tomo de la tetralogía, cronológicamente es el último ya que muchas veces es imposible discernir el principio del final de una historia. Sobre todo, en el caso de las autobiográficas ya que en la vida los finales y los principios siempre se solapan, con la excepción de la muerte y el nacimiento, claro. Cualquier que haya leído algún trabajo anterior del autor ya sabe con qué tipo de historia se va a encontrar: una tragicomedia que es tan real como la vida misma, llena de sexo y situaciones surrealistas en las que participan algunos de los personajes más excéntricos que han sido parte de la historia reciente de nuestro país. Pero narrada con el peculiar sentido del humor caracteriza sus trabajos y un enorme talento a la hora de engarzar distintas historias gracias al fantástico uso de los flash-backs.

En una sociedad en la que miles de personas comparten su vida en redes sociales, Boldú sigue ofreciendo algo novedoso, ya que en sus cómics no siempre es verano a diferencia de lo que vemos en los muros de cientos de ‘influencers’. En sus cómics no hay espacio para filtros de Instagram que venden la sensación de que todo es perfecto, porque si algo hace a la vida maravillosa es su imperfección e impredecibilidad. De hecho, leyéndole queda claro que no tiene apenas filtros y que cuenta de manera fidedigna su vida, algo que le ha llevado a ser demandado varias veces.

Su trabajo se puede reír de cualquier situación y persona con la que se ha cruzado sin que resulte cruel, porque lo primero que hace es reírse de sí mismo. Otros autores que realizan cómics autobiográficos cometen el error de tomarse a sí mismos demasiado en serio haciendo ejercicios de autoflagelación, muchas veces producto de no tener nada interesante que contar. Algo que no sucede en el caso de Boldú como sabe cualquiera que haya leído alguno de sus anteriores trabajos. Pero debajo de las sus divertidas y muchas veces dantescas vivencias somos testigos de la intrahistoria de nuestro país, de la evolución los usos y costumbres.

Algo que le convierte en el cronista perfecto de una época, ya que huye de cualquier mitificación al contarla sin ningún atisbo de pudor ni romanticismo.
En esta historia vemos como la mortalidad se convierte en uno de los temas principales de la obra, lo que lleva a Boldú a cuestionarse el paso del tiempo y también la realidad. Gracias al ‘parapsicólogo’ que realiza investigaciones con Ana Flash también hay una reflexión sobre la existencia de otra vida. Además de ser testigos de ese mundo asociado al misterio que cada vez tiene más auge en nuestra sociedad y sobre todo en una gran cantidad de autores de cómic de nuestro país.
Gráficamente vemos el mismo estilo heredero del underground de los años 70 que caracteriza la obra autobiográfica de Boldú. Sus páginas tienen un estilo nervioso y suelto de entintado que hacen que la obra transmita esa sensación de inmediatez que la hace tan fresca. Como siempre prescinde de los marcos de las viñetas y las viñetas están abarrotadas de bocadillos y cajas de texto. Hay que destacar que el sexto capitulo gracias a los cuadros de un restaurante Boldú aprovecha para hacer un homenaje a una serie de autores que han influenciado su obra y estilo como Gotlib, Ivá, Coll, Wolinski, Conti, Pazienza, etcétera.

Perdidos en el más allá es una obra tan divertida como todas las de Boldú, un pionero que no ha tenido el reconocimiento en nuestro país de otros autores venido de fuera de nuestras fronteras. Todas las constantes de su obra están presentes: sexo, situaciones extravagantes y su enorme capacidad para reírse de sí mismo. Tras leerla queda la impresión de que cuando veamos la serie completa se disfrutara mucho más. Ojalá no tarden mucho en ver la luz los siguientes volúmenes.

 

Publicado en: https://www.facebook.com/ricardo.goscinny/posts/10157807863188334
Fecha: 7 de enero de 2020
Texto: Ricardo Goscinny

Perdidos por el más allá

Ramón Boldú, el hombre que lleva años contándonos su vida en forma de viñetas, y haciendo del cómic autobiográfico todo un arte y un derroche de comedia, drama, sexo, jolgorio, divorcios, borracheras, famosos implicados en asuntos turbios y un largo etc. vuelve a las librerías en escasos días con "Perdidos por el más allá". Edita, como todas sus últimas obras, Astiberri. Compra obligada para empezar el año de buen humor.

 

Publicado en: https://www.astiberri.com/products/perdidos-por-el-mas-alla
Fecha: 3 de enero de 2020
Texto: ASTIBERRI (REF. Óscar Palmer)

Perdidos por el más allá

"Sin dejarse llevar por las ansias de epatar, Boldú siempre consigue sorprender. Sin poner acento en lo bufo, siempre hace reír. Sin salirse del costumbrismo, siempre acaba contando historias extraordinarias tanto en el sentido literal como en el figurado de la palabra”, asegura el editor y traductor, Óscar Palmer. “Perdidos por el más allá supone un nuevo eslabón en la ya larga cadena de obras con las que Ramón Boldú sigue demostrando una y otra vez que nunca dejará de ser uno de los grandes héroes de nuestra contracultura", concluye Palmer sin temblarle el pulso.