Bohemio pero abstemio - Ramón Boldú