Publicada en: EL MUNDO
Fecha: 16 abril de 1993
Periodista: Alfons Quinta
Circunstancias: entrevista realizada en mi piso, Barcelona.

 

Entrevista a Ramón Boldú en El Mundo

 

EL GRUPO ZETA, una historia de cómic
Un dibujante narra la trayectoria empresarial en "El Víbora"

El próximo mes de diciembre parte de la historia del Grupo Zeta será objeto de una peculiar descripción en forma de cómic. La trayectoria del importante grupo periodístico ya está siendo narrada en las páginas de la revista El Víbora, por Ramón Boldú, un dibujante del grupo que también fue director de la revista Lib.
"No lo hago con ningún afán de venganza, sino con el único espíritu de narrar un momento, un largo momento, de mi vida profesional", afirma Ramón Boldú. Pero lo cierto es que los datos poco amables abundan. En el último número de El Víbora aparece un episodio que recibe el título "El día del pacto", en el que se describe un presunto acuerdo alcanzado en su día entre Antonio Asensio y un dirigente de ultraderecha que no se cita, pero que según Boldú era Alberto Royuela.
En la mayoría de los episodios, los personajes son citados con nombre y apellidos. Además del muy presente Antonio Asensio, aparecen entre otros Julián Lago, César Lucas y Gustavo Adolfo Dondo. Este último es de los que resultan peor parados.
Todos los cómics centrados en el Grupo Zeta formarán parte de un gran álbum titulado Bohemio pero abstemio, que se publicara antes de Navidades. "Describo una época diferente de la actual", afirma Boldú. "Entonces creía que todo lo que vivía era normal. Ahora ya veo que estaba equivocado".

Historietas
Boldú empezó a trabajar en el Grupo Zeta en 1976, como maquetista de Interviú. Luego publicó historietas y fue diseñador de Lib, revista de fuerte contenido erótico de la que fue director.
Una de sus historietas narra el caso de una familia que se quedó sin medios de vida después de que su esposa enviase una foto, en la que aparecía desnuda, que fue publicada. Su marido tuvo que dejar el empleo y se produjo una historia totalmente sórdida.
Como director del Lib, Boldú estuvo sometido a unos 20 procedimientos judiciales. Últimamente, un singular "asesor" del consejero de Cultura de la Generalidad Joan Guitart, de nombre Thomas Spieker, se consideró calificado de "Proxeneta, homosexual y masoquista" por uno de los cómics de Boldú y anunció su voluntad de demandarle judicialmente.
Boldú manifiesta su simpatía personal por el Grupo Zeta, debido, entre otras cosas, a que "con sólo un capital inicial de tres millones de pesetas se ha creado un auténtico imperio". Cree que su cómic no va a generar ninguna animosidad: "Por el momento continúo colaborando en la publicación Al ataque, correspondiente al programa de Alfonso Arús y propiedad del Grupo Zeta...".

Alfons Quinta