Publicada en : http://www.soitu.es/soitu/2008/11/25/tendencias/1227628662_042947.html
Fecha: 25 de Noviembre 2008
Periodista: Ricardo Mena
Circunstancias: Acaba de salir al mercado "El arte de criar malvas".

 

Es posible que haya muchos lectores jóvenes que no conozcan a Ramón Boldú, o que no sepan la importancia que ha tenido este autor en el cómic autobiográfico de este país. De hecho se le puede considerar un precursor, un adelantado a su tiempo en un estilo que ahora vemos como algo normal. Además, él supo dotar a sus historietas de un humor ácido, irreverente, que hacía de su propia vida una verdadera tragicomedia.
Astiberri publica 'El arte de criar malvas', su primera obra después de muchos años de sequía y continuación de sus dos obras autobiográficas anteriores, 'Bohemio pero abstemio' y 'Memorias de un hombre de segunda mano'.

Hablamos con él para ver qué había estado haciendo durante todo este tiempo.

PREGUNTA: Aunque en tu nueva obra lo explicas, ¿a qué se ha debido realmente que tardaras tanto en volver a sacar un tebeo? Muchos creíamos que te habías retirado.

RESPUESTA: Uno no se retira nunca de su propia vida. Mi vida, el cómic sobre mi vida…, todo es como una sola cosa. Para contar la vida, primero hay que vivirla, he estado 10 años viviendo, sobreviviendo, divorciándome, trabajando en una peli de Private (que ya os contaré en mi próximo cómic, os juro que no tiene desperdicio); también he intentado crear una serie para tv sobre mi vida, incluso hay un piloto grabado con varios actores, efectos especiales y pasta invertida por una productora importante, pero al final la cosa se torció, todo eso también lo contaré en un futuro no muy lejano.

P: Al final ha sido Astiberri quien lo ha publicado, pero eso no lo cuentas en el tebeo, ¿Te lo guardas para la continuación?

R: Bueno, que me lo ha editado Astiberri ya es de dominio público, ¿para que contarlo?, sólo cuento cosas que nadie se atrevería a contar de sí mismo. Me dirigí a Astiberri porque, sin darme cuenta, los últimos cómics que me había comprado eran todos de Astiberri, ¿era una casualidad? ¿O es que ellos y yo parece que teníamos los mismos gustos? La verdad es que la edición que me han hecho de 'El arte de criar malvas' es la más cojonuda que un editor me ha hecho hasta ahora.

P: Parece que, el año que viene, ellos mismos publicarán en un tomo recopilatorio tus dos obras autobiográficas anteriores. ¿No crees que hubiera sido mejor hacerlo al revés (es decir, haberlas publicado antes de 'El arte de criar malvas') para poner al corriente a las nuevas generaciones de quién es Ramón Boldú?

R: Bueno, no pensaba en recopilar nada cuando acabé mi último libro, 'El arte de criar malvas'. Fue a los de Astiberri a los que se les ocurrió en cuanto me puse en contacto con ellos. Resulta que mis anteriores obras les habían gustado mucho y, como están agotadas, me propusieron reeditarlas. Creo que después del tiempo que he estado sin que saliera nada nuevo mío, lo mejor ha sido esto, dar lo nuevo en este momento y el año próximo sacar la reedición. Aunque no va a ser simplemente una reedición, va a ser también una actualización, corrección y remontaje de toda mi obra anterior autobiográfica. En realidad, tal y como debiera haber salido en su día.

P: En España eres único y además precursor en tu estilo, sin embargo, si vivieras en EEUU o Francia, gozarías de otro estatus. ¿Eres consciente de ello?

R: Sí, eso me lo han dicho muchas veces. Aunque ya sabes el dicho: vale más cabeza de ratón que cola de león, je, je… Pero la verdad las historias que cuento, que me ocurren, son muy de aquí, supongo que en EEUU no entenderían nada. En el fondo los españoles vivimos en un mundo diferente… Además, cuando empecé a contar mi vida en cómic, lo hice por un impulso inconsciente, una necesidad vital, y no por hacer algo diferente a lo que se estaba haciendo… no sé, quizá lo hice para no sentirme solo. Ahora, cuando ocurre algo a mi alrededor que a cualquiera lo sumiría a un estado depresivo, me animo pensando que al menos podré contarlo y haré partícipe de ello a los lectores del cómic y de esta manera evito la depresión. Es como si siempre estuviese acompañado.

P: ¿Quién es realmente Nick Guala?

R: Nick Guala es el seudónimo de alguien. Por los hechos evidentes y que relato en 'El arte de criar malvas', no aparece con su nombre verdadero. Trabajaba en el Gobierno de Cataluña y… bueno, que yo haya tenido más de 20 querellas hasta el momento por motivo de mis cómics no quiere decir que me gusten los juicios. Los seudónimos son para eso, para evitarlos. O sea, que Nick Guala es… Nick Guala.

P: ¿Cuánto te guardas de tu vida privada que no cuentas en los tebeos?

R: Pues nada interesante. Sólo lo que sería aburrido de leer. Aunque cualquier cosa corriente la podría contar de tal modo que deje de ser aburrida. Bueno, ahora estoy con la historia real de mis padres, que ya están encarando la recta final, sus últimas aventuras en este mundo, en una residencia de Lérida. La verdad es que tengo un fajo de historias abocetadas, momentos vividos que vale la pena contar, gente que sería una pena no convertirlos en personaje de cómic. Poco a poco intentaré que vayan saliendo a la luz.

P: Cuéntanos algún problema que hayas tenido por narrar cosas demasiado íntimas en alguno de tus tebeos…

R: Normalmente cuento cosas de gente que no lee cómics, je, je… Aparte de los (y las) que se me han querellado, está la gente que no llega a querellarse, pero que me llama para pegarme la bronca. Una vez saqué a un amigo, compañero mío, y describí su relación con las chicas, era un lanzado, a pesar de estar casado; en su pueblo era hasta el momento una persona respetada y seria. En cuanto salió el cómic, el de La Caixa (donde tiene su cuenta y, al parecer, sí que lee cómics), ya dejó de tratarle como a un cliente respetable, y le da palmadas en la espalda y le trata como a un vivales y le guiña el ojo y le dice cosas como: "vaya, vaya… no sabía que eres tan putero, je, je..."
P: ¿Es cierto que tienes poca imaginación o se trata más bien de que no quieras esforzarte demasiado?

R: Hay gente muy buena inventando historias de duendes, anillos mágicos, superhéroes… Antes de empezar con mis historias autobiográficas, creé un personaje para El Víbora, se llamaba Mario Gamma el Griego, de quien luego se recogieron todas sus historias en un álbum. Se trataba de un tío que iba en su moto y vivía aventuras, la mayoría sexuales, por ese mundo. Ese personaje era como mi álter ego, y algunas de las historias tenían un guiño con mi propia realidad. Poco a poco me di cuenta de que tenía tantas cosas reales que contar y que podrían ser más interesantes que inventar cualquier alucinación surrealista que se me ocurriera.

P: ¿Realmente ha habido tanto sexo en tu vida?

R: Todo el mundo ha tenido más o menos sexo, incluso los caracoles. Si consideras que el sexo que describo es mucho… Total, ¿qué relato?, ¿cuatro o cinco polvos por libro?, no es tanto, lo que ocurre es que cuento los polvos mas sórdidos y atípicos, y te quedan en la memoria como si fueran muchos. El resto de sexo que he tenido ha sido el normal, y ése ni lo cuento.

P: ¿Cuáles son tus planes de futuro?

R: Estoy de lleno en la corrección de 'Bohemio pero abstemio' y 'Memorias de un hombre de segunda mano', que se van a reeditar el año que viene, tal como te he comentado. Creo que Astiberri lo va a sacar para el Salón del Cómic de Barcelona. También estoy en pleno guión de 'Amor y pistachos', mi nueva historia autobiográfica, que a ver si la tengo acabada para finales de 2010. Va a tratar sobre Private, la productora porno, sobre mi relación con la televisión, etcétera. Va a ser un cómic bastante voluminoso, hay mucha cosa sórdida que contar, je, je…