Publicado en: https://papelenblanco.com/bat-alan-biograf%C3%ADa-de-un-asesinato-social-db4972181df7
Fecha: 5 de septiembre de 2022
Texto: Josep Oliver

Ramón Boldú aparca el tema autobiográfico para contar una historia demasiado real

En Bat Alan, Boldú deja la jocosidad que le es natural cuando se ríe de sí mismo, y se pone serio al narrar esta historia llena de dolor. Porque el lector no podrá evitar terminar este cómic enjugando las lágrimas, eso lo puedo asegurar. at Alan es una obra necesaria, un testimonio valiente de por qué la visibilización de las personas trans, y el respeto y la empatía por ellas son tan importantes: la intransigencia mata, el silencio mata. Y no podemos como sociedad consentir que esto ocurra más.

 

Publicado en: https://es.ara.cat/cultura/vinetas-realidad-10-comics-no-ficcion-recientes_1_4463198.html
Fecha: 16 de agosto de 2022
Texto: Xavi Serra

El autor catalán que primero y mejor esculpió su vida en viñetas, Ramón Boldú, cambia de tercio en Bat Alan. Biografía de un asesinato social para explicar la vida de Alan, un chico trans que después de sufrir bullying en la escuela se suicidó a los 17 años. A pesar del giro hacia el cómic de denuncia, Boldú se mantiene fiel a su estilo fresco y naturalista cogiendo el ambiente familiar y la personalidad del chico con el trazo vivo y la empatía de siempre, sin caer nunca en el tremendismo. Es el mejor homenaje que podía hacerle a Alan: celebrar su vida.

 

Publicado en: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/fugas/2022/06/10/comic-pone-vanguardia-narrativa-diversidad-sexual/0003_202206SF10P3991.htm
Fecha: 11 de junio de 2022
Texto: Rubén Santamarta

El cómic, a la vanguardia de la diversidad sexual

Trazo grueso, aspereza y blanco y negro, hay en Bat Alan, de Ramón Boldú. Y es necesario ese tono. El subtítulo de la obra lo explica: Biografía de un asesinato social. Funciona como un documental sobre el suicidio de un joven transexual a quien le hicieron la vida imposible. La historia es real, sucedió en Barcelona, y el autor se entrevistó con amigos y familia para narrar este drama. Resultan necesarios trabajos así.

 

Publicado en: https://elasombrario.publico.es/alan-batman-matamos-acosandolo-trans/
Fecha: 28 de junio de 2022
Texto: Javier Pizarro

ALAN QUERÍA SER BATMAN Y LO MATAMOS ACOSÁNDOLO POR “TRANS”

En estos momentos convivimos con una ideología y una forma de plantearse y decir las cosas que poco a poco han ido despertando monstruos que creíamos casi desaparecidos. Monstruos que, por su forma de acosar, de imponer su poder, están matando. El libro ‘Bat Alan. Biografía de un asesinato social’, de Ramón Boldú, publicado por Astiberri, lo dice muy clarito: asesinato social. En la Nochebuena de 2015, Alan, un adolescente transgénero de 17 años que vivía en Rubí (Barcelona), no pudo más con el acoso por transfobia que sufría y se quitó la vida. Hoy, Día del Orgullo LGTBIQ+ y con la ‘Ley de derechos LGTBI y Trans’ recién remitida por el Gobierno al Congreso –y que incluye la autodeterminación del sexo–, le recordamos y reivindicamos. A él y a muchos y muchas como él. Basta ya de jugar con la gente.

Bat Alan es una novela gráfica que grita con fuerza las causas de la tragedia que vivió Alan, sin simplificarla a una historia sobre el bullying o el acoso escolar.

Hemos hablado con el autor, Ramón Boldú, uno de los pioneros del cómic autobiográfico en España.

Foto de Ramón Boldú en su estudio.

¿Cómo llegaste a la historia de Alan? ¿Por qué te planteaste hacer una obra biográfica sobre él?

La historia me llegó a mí. Estaba yo en plena realización de mi segunda entrega de mi tetralogía, Perdidos por el más allá, cuando vinieron a mi casa unos amigos a cenar, Jordi Montoliu y su esposa Merçé. Hablando de todo un poco, durante la cena salió el tema del bullying, y Jordi nos contó que Alan, su sobrino, precisamente hacía unos tres años que se había quitado la vida por culpa del acoso que sufrió. Era un tema que desconocía yo totalmente, nunca había profundizado en él. Y enseguida me percaté de que era algo que debía darse a conocer, y que llegara a todo el mundo, por si pudiera servir de algo. Por lo que dejé a un lado la continuación de la tetralogía para más adelante, para intentar saber más sobre este tema del bullying. Le pedí a Jordi si podría convencer a Xavier Montoliu, su hermano, padre del chico que se suicidó, para poder entrevistarme con la familia y el entorno de su sobrino para saber más sobre este asunto.

En el libro se ve una gran viveza y realidad de la historia y de sus personajes. ¿Cómo fue el proceso de preparar el libro?

Desde mayo de 2019 hasta finales de julio, me dediqué a tener entrevistas con los padres de Alan, protagonista del cómic; con amigas, con sus novias, con las madres de sus novias… Iba yo con una libretita apuntando todo lo que veía importante e interesante para definir el carácter de todos los personajes que iban a aparecer en el cómic. Mientras me contaban, también apuntaba cómo eran, cómo pensaban los entrevistados, no solo lo que me contaban de Alan. Detalles que unos no sabían de los otros, eso era lo más interesante; al final, yo era el que sabía toda la historia, en todas sus versiones. Es decir, que cada uno me explicaba su relación, conversaciones que mantuvieron con Alan, pero no sabían lo que Alan hablaba con otros. Y así fui indagando en la realidad. Lo importante para escribir una historia biográfica es comprenderla totalmente. No es necesario contarlo todo, pero es importante incluso lo que no se cuenta, no porque no se quiera contar, sino porque no cabe todo, pero sí se ha de dar a entender todo.

¿Cómo se llevan unos personajes reales a las viñetas de una novela gráfica? Sobre todo teniendo en cuenta que a lo largo de los años van cambiando, evolucionando, madurando…

A base de fotos. Tomé fotos de Internet, más todas las que me pasó Ester, la madre de Alan, y las de sus novias. También saqué fotos de cuando estaba haciendo las entrevistas, para tener presente cómo eran ahora; estaba en los inicios de escribir el guion mientras realizaba las entrevistas, y no sabía si iba a dibujarlos como eran en el momento actual. De hecho, me fue más difícil en la historia de Alan recoger material pasado y presente, del cambio, que por cierto ha sido muy evidente, sobre todo en Alan, por ser transgénero. Todos los protagonistas eran de ahora, actuales, y no podía inventarme nada, referente a su manera de vestir, imagen…

Durante el proceso tuviste que hablar con gente cercana a Alan, ¿cómo se tomaron la idea de la novela gráfica?, ¿cómo fue hablar con los protagonistas directos que acompañaron a Alan en su vida?

Fue muy emocionante. Vi el cariño que le tenían a Alan, su familia, sus novias, sus amigas… Fue una alegría para ellos poder colaborar explicando sus historias con Alan. Sus padres, su hermano… Me lo explicaban con un nudo en la garganta.

La novela es un claro grito de arrojar luz a la tragedia y a sus causas, de hecho, Didac, una antigua pareja de Alan, te pide en el libro que no simplifiques la historia de Alan solo al ‘bullying’. ¿Qué más elementos has tenido que visibilizar en la novela y que influyeron en el fatal desenlace de la historia de Alan?

Lo que me contaron unos y otros sobre este tema; y su desconocimiento de lo que a Alan (antes Neus) le estaba pasando en el colegio, institutos; mientras vivía, ya que no quería agobiar a nadie con sus problemas, como decía él. En el cómic, todas las personas con las que estuve hablando aparecen con su nombre real, pero con los que no hablé, porque fueron los del bullying o que le hacían acoso, así como directores de los institutos… e incluso los nombres de los institutos, les he cambiado el nombre. Por un lado no se merecen aparecer, pero por otro sí deberían para ser denunciados; pero, la verdad, lo importante son los hechos, ya que dar sus nombres reales me puede aportar querellas. Y ya estoy harto de querellas por culpa de contar mi vida y la de la gente con la que me he cruzado, ya llevo más de 20, a veces incluso me he tenido que pagar abogados para que me sacasen del atolladero. La experiencia me ha aconsejado contar la verdad, pero con otros nombres.

¿Qué te gustaría que aportara el libro?

Me gustaría poder llegar a las escuelas. Este cómic describe también el pasotismo de las escuelas, de las familias desestructuradas de los acosadores… De hecho, los que acosaban a Alan también son víctimas, pero les da por ser archi-villanos, como los de los cómics de Batman. Alan era un fan de Batman.

En un mundo donde todavía hay gente que se suicida por ser diferente, porque se ataca su diversidad, ¿qué parte de culpa tenemos la sociedad?

Bueno, aparte de haber contado esta cruda historia, y saber algo más sobre lo que ocurre y sus consecuencias, no soy un entendido en el tema como sí lo son muchos que llevan años tratando de paliar esta tragedia. Pero creo que falta educación sobre la diversidad, enfocarlo con que todos deberíamos respetar a los que son diferentes a nosotros, y eso se conseguiría evitando el efecto rebaño, es decir que nadie es igual a nadie. Si profundizáramos en nuestro ser, podríamos darnos cuenta de que todos somos diferentes, y esto es una riqueza.

¿Hablamos poco del suicidio en adolescentes? ¿Es necesario hablar más?

Debería darse a conocer; el daño que puede causar nuestra actitud, ya sea excluyendo, aislando o acosando, muchas veces por mera diversión.

Colectivizar el dolor de la pérdida de Alan, ¿ayuda a evitar nuevas tragedias?

Se hicieron muchas manifestaciones en España en apoyo a Alan después de su muerte y denunciando su acoso. Incluso se quería poner una plaza en Madrid con el nombre de Alan Montoliu, aunque sus padres dijeron que mejor pusiesen a la plaza un nombre más genérico en apoyo a todos, y al final la plaza se llama Memoria Trans. Todas las manifestaciones, leyes, enseñanzas, son positivas para llegar a erradicar esta lacra.

¿Qué nos queda por aprender?

Cada vez hay mas gente concienciada, pero falta mucho todavía para que esta lacra desaparezca de nuestra sociedad. Alan era un chico trans, que a pesar del acoso e incomprensión que sufría, se dedicaba a ayudar a los demás, a los que eran diferentes, ya fueran discapacitados intelectuales, personas con autismo… Defendía a todos menos a sí mismo.

¿Qué les decimos a las niñas y niños para aprender a crecer en diversidad? ¿Qué hacemos con esos adultos que todavía hacen la vida imposible a gente como Alan?

Creo que en las escuelas está la clave, en mostrar que ser diferente es lo más normal, y que la diversidad es lo más bonito de nuestra sociedad, donde todos podemos aprender unos de otros en la diferente manera de comprender la vida y relacionarnos en lo que nos rodea.

Volvamos, para terminar, al libro. Como creador, ¿qué has aprendido a la hora de escribir y dibujar?

Es la primera vez que cuento una historia tan actual; normalmente cuento historias que pasaron hace años. Esta es como quien dice de ahora; los personajes que aparecen en el cómic acaban de vivir lo que he contado. Estaba en vilo por saber su reacción cuando se editara la novela gráfica y la leyeran. Si se verían reflejados, si era tal cual lo habían vivido, eso teniendo en cuenta que un guión no es como la vida. Hay que ordenar las historias, limitar los personajes que aparecen, y todos han de tener un lazo en común. La mayoría me han dicho que lo que cuento es tal cual, otros que hay páginas demasiado fuertes, en el sentido de que si dices en un libro, con palabras, “se cayó al vacío”, te lo puedes imaginar, pero si lo ves en una viñeta, es mucho mas fuerte. De eso me he dado cuenta.

¿Qué retos te ha planteado respecto al lenguaje y al dibujo?

Este cómic lo he tratado al estilo manga, o sea viñetas grandes, sin ladillos, todo lo que se cuenta es en imágenes, como en una película. Y eso era en honor a Alan, que era un fan de Batman; quería ser un superhéroe como Batman.

 

Publicado en: https://13millonesdenaves.com/bat-alan-biografia-de-un-asesinato-social/
Fecha: 12 de junio de 2022
Texto: Noelia Ibarra

BAT ALAN. BIOGRAFIA DE UN ASESINATO SOCIAL

De cómo la diferencia se convierte en un problema para una parte de un colectivo y ejerce su poder de forma sistemática, violenta y despótica hasta conseguir exterminar cualquier atisbo de discrepancia del supuesto modelo de normatividad considerado como único nos habla Ramón Boldú (Lleida, 1951) en Bat Alan. Biografía de un asesinato social.

El subtítulo nos indica de forma clara la postura y la línea de lectura que nos apunta Boldú tras la investigación sobre las circunstancias de la muerte de Alan, un joven transgénero de 17 años fan de Batman, que en 2015 decidió poner fin a su vida ante la imposibilidad de seguir soportando la discriminación, el maltrato y la violencia en sus diferentes formas. No se trata por tanto de una obra centrada en el acoso escolar, sino de una tragedia gestada a fuego lento pero a ritmo inexorable desde los diferentes actores que componen todo colectivo humano. No solo a los agresores les corresponde la responsabilidad de inducir al suicidio a la víctima, sino que también forman parte activa del drama todos aquellos que han permitido llegar hasta ese punto gracias a su constante disculpa, a una mirada siempre centrada en otro punto para no afrontar las implicaciones de tener que tomar partido y actuar en consecuencia.

Con una perspectiva realista, fruto de una detallada tarea de exploración previa en el entorno familiar y social del protagonista, Boldú refleja un variado abanico de personajes que desfilan por la vida de Alan, con diferentes roles pero una característica común: su impasividad ante el acoso físico y psicológico que Alan padecía y el desgarrador sufrimiento que le provocaba. Lejos del apoyo del núcleo familiar y social más íntimo se dibuja el constante martirio ejercido desde el entorno escolar en forma de humillaciones y torturas de diferente índole, tanto físicas como psicológicas, pero también el silencio cómplice del profesorado y miembros de equipos directivos que incluso niegan las evidencias. El narrador omnisciente recorre desde la violencia del aula a la negación, pasando por la frustración derivada de las diferentes trabas burocráticas de la administración para configurar un complejo poliedro de puntiagudas aristas en cuanto a víctimas y verdugos se refiere.

Desde esta perspectiva, Boldú dibuja una historia que golpea en la mandíbula de su lector, con un interrogante en forma de reflexión punzante que le persigue tras cada viñeta en torno a los límites y responsabilidades de todos los integrantes de una sociedad ante la violencia injustificada y demuestra las dramáticas consecuencias de la complicidad pasiva: una muerte irreparable. Lejos de las coordenadas de su habitual estilo biográfico, Boldú se sumerge en una historia en la que el dolor y la tragedia permiten vislumbrar un rayo de esperanza a través de la toma de conciencia social, la empatía y sobre todo, la educación como arma de combate frente a la naturalización de discursos del odio y la diferencia.

 

Publicado en: Diario de Avisos
Fecha: 5 de junio de 2022
Texto: Manuel Darias

Bat Alan de Ramón Boldú

"Bat Alan"

Ramón Boldú (Lérida, 1951) es, junto a Carlos Giménez, el pionero en la realización de historietas españolas autobiográficas…
Después de dibujar un cómic sobre la vida del malogrado poeta Miguel Hernández, La voz que no cesa, se embarca ahora en una audaz y comprometida peripecia tebeística, para denunciar en caso de bullying a una chica transexual que termina trágicamente…
La excelente puesta en imágenes por parte de Boldú en Bat Alan, una obra que el autor presenta en el marco una novela gráfica de notable extensión, convierte este trabajo en una historieta que debería ser de lectura obligada en colegios e institutos.

 

Publicado en: https://www.zonanegativa.com/bat-alan/?fbclid=IwAR1glgjRc_E98BuExQ0_PYu-p85YiZV0JL9gKdkbiPO9KFu9eBqp3dkIPfs
Fecha: 27 de mayo de 2022
Texto: Diego García Rouco

UNA VIDA ROTA POR LA VIOLENCIA E IGNORANCIA

Los lectores de cómic conocemos a Ramón Boldú (Lleida, 1951) por obras como Bohemio pero abstemio. Memorias de un hombre de segunda mano (Astiberri), El arte de criar malvas(Astiberri), Sexo, amor y pistachos (Astiberri), La vida es un tango y te piso bailando (Astiberri) o Los sexcéntricos. De la creación al calvario (Astiberri), en las que nos ha ido relatando con todo lujo de detalles su vida convirtiéndose en el autor de cómic autobiográfico más importante de España con el permiso de Carlos Giménez. Sin embargo, ha dejado en impasse Perdidos por el más allá (Astiberri), su última serie biográfica, tras el primer tomo para realizar Bat Alan. Biografía de un asesinato social, una novela gráfica en la cambia de registro para relatarnos la historia real de Alan, un chico transgénero fan de Batman, que, tras una vida tratando de ser feliz como era, acabo suicidándose en 2015 con solo 17 años por el acoso, bullying y violencia que había recibido durante toda su
La novela gráfica ha sido publicada para coincidir con el pasado martes 17 de mayo, Día Internacional contra la LGTBIfobia, una fecha que nos recuerda que esos colectivos siguen siendo atacados a diario.
No es la primera vez que Boldú hace un cómic de denuncia de los crímenes que genera el odio puesto que hace unos años ya nos había relatado la vida del poeta Miguel Hernández junto a Ramón Pereira en La voz que no cesa. Ambos fueron víctimas de la ignorancia y la sinrazón y su muerte es una desgracia irreparable. Por eso es tan importante que sus vidas y lo que sufrieron no caigan en el olvido, algo a lo que ayudan obras como esta que sabe entremezclar la labor de concienciación, con el reflejo veraz y muy realista del dolor que Alan sufrió, pero desde la sensibilidad que hace que los lectores consigan empatizar con la historia.
A lo largo de las páginas de la obra vemos el proceso por el que Alan va aceptando su sexualidad, mientras se debe enfrentar a un entorno tremendamente hostil con quienes se alejan de la “normalidad” sufriendo en primera persona el bullying y la incomprensión de las instituciones.

Viñetas de Bat Alan

Como en todos sus cómics el estilo de Boldú es perfectamente reconocible al primer vistazo, heredero del underground de los años setenta en el que prima la expresividad de sus personajes. Sin embargo, en esta ocasión podemos ver un esfuerzo para hacer la historia más accesible para los lectores menos habituales de cómics, para lo que opta por elementos que no suelen aparecer en sus trabajos como las viñetas separadas por calles en gris y una narrativa y composición de página más cercana a la del manga para que se acerque a la obra todo tipo de público.
Ojalá esté disponible en todos los centros educativos.
Con Bat Alan Ramón Boldú nos ha ofrecido un cómic diferente a lo que nos acostumbra, pero que se convierte en un trabajo excelente y un precioso homenaje a Alan y que pese a la dura y triste historia que nos cuenta deja un poso de esperanza.

LO MEJOR

LO PEOR

 

Publicado en: https://www.totrubi.cat/actualitat/societat/ramon-boldu-lalan-volia-ser-superheroi_2167271102.html
Fecha: 10 de mayo de 2022

Ramón Boldú: "Alan quería ser un superhéroe"

El dibujante publica la historia del rubinense en el cómic: “BAT ALAN. Biografía de un asesinato social”

Alan Montoliu era un joven rubinense, el primer menor de Cataluña que hacía el tránsito de chica a chico, que sufría acoso escolar y se quitó la vida cuando sólo tenía 17 años. Su madre ha explicado recientemente que el bullying le hacían cuando era Alan, pero también antes, cuando se llamaba Neus.
Ahora, el dibujante Ramón Boldú publica su historia en el cómic 'Bat Alan, Biografía de un asesinato social', de la editorial Astiberri.

Ramón, ¿cómo surge la idea de hacer un cómic sobre Alan?

Estaba en medio de la tetralogía 'Perdidos por el más allá', en 2019, y vinieron a casa el hermano del padre del protagonista con su mujer. Durante la cena salió el tema de Alan, que era su sobrino, y su suicidio.
Fui a Rubí y hablé con Ester y Xavi, los padres de Alan. Me hablaron de las novias que había tenido y hablé también con ellas, amigas y cantidad de gente.

Te entrevistaste con varias personas para que te contaran cómo era personalmente Alan?

Sí, me di cuenta de que el chaval era muy positivo, pero no decía nada del tema a nadie.

¿Por qué escogiste este título para el cómic?

Entré en el piso donde vivía Alan y en su habitación, donde había muchas cosas y pósters de Batman. Le llamaban Bat Alan porque resulta que cuando estaba en el hospital ingresado por depresión también le dejaron poner pósters, porque él quería ser un superhéroe y ayudar a los demás, sobre todo gente mayor, con Alzheimer...

Justamente mencionas un tema importante. ¿Es complicado tratar una tragedia a través de un cómic y con humor?

Cuando me pongo a hacer cómics me rio de mí mismo y me lo tomo así. El lector ríe aunque sea una tragedia y se da cuenta después. En cambio, cuando haces una biografía, pones humor pero con respeto.

¿El suicidio también aparece en el cómic?

Sí, y nsólo la de él.

¿Su familia era conocedora del cómic que estabas haciendo?

Sí, cuando tuve el guion acabado le pasé a la madre de Alan para que se le leyera. Lo intentó leer con alguien a su lado pero no pudo hacerlo. El cómic no le había visto hasta ahora, aunque el día que fuimos a RAC-1 aún le faltaban 20 para acabar de leerlo, estaba emocionada y con lágrimas en los ojos.

¿Recomiendas el cómic para todos los públicos?

Sí. También cuento un poco la vida de sus acosadores, de historias que he sabido. Todo esto lo cuento, la vida que tienen. ¿Quiénes son los agresores? ¿Qué vida familiar tienen? Hago el contraste con la vida familiar que tenía Alan.

 

Publicado en: https://www.rtve.es/noticias/20220510/bat-alan-cronica-vinetas-del-asesinato-social-del-joven-alan/2347643.shtml
Fecha: 10 de mayo de 2022
Texto: Pilar Martín

'Bat Alan', la crónica en viñetas del asesinato social del joven Alan

Ramón Boldú cuenta la historia real de un joven transexual que se suicidó tras sufrir acoso escolar

Alan tenía 17 años, pero se quitó la vida tras sufrir acoso escolar por ser transexual, por ser "quien era", un caso de "asesinato social" que aborda con afán de concienciación, realismo, dolor y esperanza el historietista catalán Ramón Boldú en el cómic Bat Alan (Astiberri).
Alan se suicidó la Nochebuena de 2015 porque no pudo con la presión social, sobre todo la que ejerció en su contra su entorno escolar, y por eso se trata de una fatídica crónica de una muerte anunciada, porque solo su entorno familiar y de amigos vivieron y fueron conscientes del sufrimiento que su "petit Batman" llevaba dentro.
Un "asesinato social", reza el subtítulo de esta obra que saldrá publicada el 12 de mayo, y que no está exento de luz y esperanza gracias al trabajo de Boldú en Bat Alan (Astiberri), un cómic que llega en un momento en el que el teléfono de prevención por conducta suicida (ideación o intento) de la Fundación de Ayuda a Niños y Niñas y Adolescentes en Riesgo ha visto cómo las llamadas se han multiplicado casi por 20 en la última década, y las relacionadas con autolesiones lo han hecho por 56.

Boldú convivió con el entorno del joven

Para entender y explicar los porqués que llevaron a este joven seguidor de Batman a tomar esta decisión, Boldú convivió durante tres meses con el entorno de este joven, con sus padres, su hermano, sus amigos, sus novias, e incluso las madres de sus novias.
"Me fui a Rubí (localidad donde vivía Alan) en mayo de 2019 y estuve hablando con Esther y Xavier, sus padres, y con todo su entorno, durante cuatro meses. Cuando acabé el guión le dije a Esther que lo leyera, pero no se atrevió. Ahora ya lo ha leído y le ha gustado", ha contado hoy Baldú a Efe, seis días antes de que este trabajo se presente en el teatro Romea de Barcelona y siete días antes de que se celebre el Día Internacional contra la LGTBIfobia.
Según ha explicado Boldú, en "Bat Alan" mientras que hacía estas viñetas inspiradas en el manga, género que amaba Alan, se dio cuenta de lo "fuerte" que era contar esta vida con el lenguaje del cómic, porque si bien la literatura "ayuda a profundizar en el interior del pensamiento", lo que hacen estas páginas es poner ante el lector imágenes casi vivas de ese calvario que el joven barcelonés quiso ocultar a su entorno.

Vivencias duras que Boldú no ha obviado, como la de la violencia que vivió en las aulas o la de la frustración al no sentirse apoyado y comprendido por los directores de los colegios en los que estuvo. Porque el historietista ha sido una suerte de narrador omnisciente que lo sabe todo.
"Cuando hablé con sus novias y su madre vi que había diferentes versiones; la madre no sabía algunas cosas que me contaban sus novias, pero yo lo he sabido todo", ha afirmado sobre esta información que tenía acerca de este adolescente de sonrisa amplia y luminosa que, al igual que Batman, en aquellos lugares donde sufrió acoso, o donde vio que otros lo sufrían, dejaba dibujada una carita sonriente.
Un detalle en el que ha hecho hincapié Boldú sobre este "asesinato social": "cuando él era Neus y se metían con él se rebotaba, pero esto desapareció y le fueron comiendo su forma de ser, porque acabó aislándose y en el colegio, pese a que sacaba buenas notas, le daban como caso perdido"

Aunque, según recuerdan estas viñetas, Alan, a la vez que podía ser su peor enemigo, era el mejor aliado para defender a otros que como él sufrían acoso. Y era ahí cuando sacaba a ese hombre murciélago que tanto admiraba y al que parafraseaba: "como superhéroe no me podrán hacer el daño que me hicieron como hombre".
Asimismo, el autor no ha pasado de largo el perfil de los verdugos de Alan, jóvenes que le torturaron física y psicológicamente y que, según reconoce, también son víctimas de familias desestructuradas que enfocan su ira en aquellos que consideran como débiles.

 

Publicado en: RAC1
Fecha: 04 de mayo de 2022
Programa: No ho sé
Sección: Entrevista

Bat Alan. Biografia de un asesinato social

Bat Alan. Biografia de un asesinato social

 

Fecha: 28 de abril de 2022

Información contenida en "BAT ALAN. Biografía de un asesinato social"

Ramón Boldú es uno de los pioneros del cómic autobiográfico español. Se descubre como personaje desde los tiempos de la transición española. Hace más de treinta años que comenzó a publicar sus andanzas en las que aparecen famosos por doquier, con los que se ha codeado en su deambular por editoriales, productoras de cine y televisión. Y todo con la sana mala leche, la ironía salvaje y, sobre todo, la franqueza apabullante de la que siempre ha hecho gala, y que lo convierten en un autor único, con obras como Bohemio pero abstemio. Memorias de un hombre de segunda mano, El arte de criar malvas, Sexo, amor y pistachos, La vida es un tango y te piso bailando o Perdidos por el más allá, todas ellas publicadas en Astiberri. Boldú a veces se desmarca del tono costumbrista que le caracteriza para zambullirse en perfiles ajenos. Ha relatado la vida del poeta Miguel Hernández en la novela gráfica La voz que no cesa, que realizó junto a Ramón Pereira.

Bat Alan. Biografía de un asesinato social es la más actual, la más triste, y, también, la que más aviva la esperanza.
Ramón Boldú pone la mirada sobre la historia de Alan, quien tras sufrir bullying en la escuela acabó quitándose la vida a los 17 años.

En esta obra Ramón Boldú cambia el foco, y su habitual mirada autofiográfica pasa a centrarse en la historia de Alan, un chico transgénero fan de Batman -era conocido como Bat Alan- que, con 17 años de edad y tras sufrir serios problemas de bullying en la escuela, acabó suicidándose. El autor catalán pone luz sobre una tragedia con una nada disimulada vocación de concienciación: servir de ayuda a las personas diferentes hasta tal punto que los agredidos tomen el desesperado camino de quitarse la vida.